El cascabel de un marketing con causa

El cascabel de un marketing con causa

POR: Esteban Arango Botero. Estudiante Gerencia de Marca Universidad EAFIT

 

 

Las diferentes organizaciones que utilizan roles de marca secundarios como el rol cascabel, son las organizaciones que hicieron frente a una campaña política del país denominada #soycapaz, donde comentaban ser capaces de creer en el futuro de nuestro país, de generar confianza y de generar sentimiento de perdón, influyendo a sus consumidores con mensajes alusivos y vigentes tratado de paz.

 

No hablaré de cifras, en las cuales haya repercutido en ventas el cambio de imagen de muchos productos, y la producción y empaquetado con los mensajes alusivos a una estrategia de marketing con causa, mostrando responsabilidad frente a los asuntos políticos del país, creando moralidad en la compra.

 

En primer lugar, ninguna organización está siendo vocera del tratado de paz en Colombia, es decir, que no está en medio de los diálogos ni mucho menos patrocinando helicópteros, pero, está sirviendo de puente especulativo para distraer al consumidor de lo que está pasando. En este caso, no con fines comerciales sino políticos.

 

Es claro que organizaciones como Philip Morris, quienes legalmente cuentan con excesivas barreras para la comunicación y publicidad de las marcas y productos, por lo que cualquier forma de comunicación de un mensaje positivo, es una ayuda a generar posicionamiento, pero que a la final involucrándose es la única forma de generar buzz de la marca. Por otro lado, están marcas como Coca-Cola y Nutresa, quienes seguramente vieron que los diálogos de paz en nuestro país están como “envolataditos”, cambiaron nuevamente su imagen de los productos.

 

En mi opinión, no se trata de aprovecharse de un momento político para generar estrategias de comunicación, sino de apropiarse de la marca y llevarla a la identificación personal del consumidor con el momento que atraviesa nuestro país, y los elementos importantes en los cuales se encuentra el cambio para el país que todos esperamos.

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *