Historia de Marca: Lamborghini, entre toros y tractores

Historia de Marca: Lamborghini, entre toros y tractores

Ferruccio Lamborghini nació en Italia en 1916. Después de la Segunda Guerra Mundial, amasó una gran fortuna proveniente de la manufactura de aires acondicionados, calefacciones y tractores.

 

Su estilo de vida, bastante lujoso, lo llevó a coleccionar todo tipo de autos de alta gama como Mercedes Benz, BMW, Maserati y, por su puesto, Ferrari, sin embargo, estos últimos no funcionaban como él esperaba y permanentemente mostraba su insatisfacción con la caja de cambios. En una de sus molestias por la caja mecánica de los automóviles, Ferruccio indagó qué sucedía y descubrió que las cajas de cambios de los Ferrari tenían muchas de las piezas que él utilizaba en la manufactura de sus tractores.

 

Indignado, el señor Lamborghini, se comunicó con Enzo Ferrari para reclamarle, sin embargo, Ferrari se limitó a decirle que un fabricante de tractores no estaba capacitado para entender un automóvil súper deportivo.

 

Tras la discusión con Enzo, Ferrucio se enojó profundamente y sintió algo similar a la sed de la venganza, tanto así que decidió crear su marca de autos súper deportivos. Para lograrlo, contrató a dos los mejores ingenieros que había tenido Ferrari e instaló una fábrica para la producción de sus súper autos a escasos kilómetros de la tradicional fábrica de Ferrari en Bologna (Italia).

 

En 1963, Ferrucio lanza su primer automóvil, el cual denominó el Lamborghini 350. De este mítico auto sólo se produjeron 120 unidades. Años después, fueron comercializados coches clásicos como el Miura y el Salda, que dieron renombre internacional a la escudería italiana. Desde entonces, los autos de Lamborghini han competido mano a mano con la tradicional marca del Cavallino Rampante, como cariñosamente se le conoce a Ferrari.

 

¿Sabías que el logo de la marca Lamborghini (el toro de lidia) fue inspirado en el signo del zodiaco del fundador, además de simbolizar la gran pasión del mismo por la tauromaquia?

F2A

 

Fue tal el amor de Ferruccio Lamborghini por los toros, que los nombres de sus automóviles han sido inspirados hasta el sol de hoy en animales históricos, indultados en La Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla (España).

 

F3A

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *