Historia de Marca: Pepsi, la marca que Coca-Cola se negó a comprar

Historia de Marca: Pepsi, la marca que Coca-Cola se negó a comprar

Todo empezó en Carolina del Norte (Estados Unidos) en 1883, cuando el químico farmacéutico Caleb Bradham inventó una bebida para vender en su botica, la cual fue conocida inicialmente como “el refresco de Brad”.

 

SONY DSC

 

Más tarde, en 1898, el boticario quiso darle más fuerza a su invento, de manera que fuera percibido como un refresco que ayudara a la digestión, fuera estimulante y además gozara de un rico sabor, razón por la cual le cambió el nombre a Pepsi Cola, resaltando así dos ingredientes del producto: la enzima digestiva (pepsina) y las nueces de cola.

 

Tras la excelente acogida de la bebida, en 1902 Brandham registró la marca, cerró su botica y abrió una fábrica de Pepsi Cola con 97 acciones de capital. Un año más tarde se vendieron 30.162 litros del producto y en 1904 con la nueva presentación de la botella de 17 centilitros las ventas llegaron a 75.133 litros. Para reforzar el posicionamiento del nuevo éxito, el famoso piloto de la época, Braney Oldfield se convirtió en el principal validador de la marca al describir a Pepsi Cola como una bebida deliciosa y saludable.

 

Durante la Primera Guerra Mundial, el precio del azúcar (materia prima de la Pepsi Cola) cada vez se encarecía más y Brandham se veía obligado a comprar este insumo a precios sumamente elevados. En 1923, de manera inesperada el precio del azúcar bajó drásticamente, situación inesperada que trajo como consecuencia la quiebra de la fábrica de Pepsi Cola.

 

Por un precio de 35 mil dólares, Brandham vende su planta de producción y su marca registrada a Roy Megargel, quien sostiene la compañía hasta 1931, ya que por pérdidas inaguantables de la Gran Depresión quiebra de nuevo. Como salvación a la crisis, el actual propietario de Pepsi Cola, le ofrece sin éxito su marca a Coca-Cola en varias oportunidades. Ante el declive de la oferta por parte de Coca-Cola; Pepsi quedó en manos de Charles Guth, el Presidente de la fábrica de golosinas Loft Inc.

 

El nuevo dueño de Pepsi se propuso rejuvenecer la marca con una nueva imagen, una nueva formulación de la bebida, una nueva presentación de botella de 12 onzas, el registro de la marca en ochenta países y una agresiva campaña publicitaria, convirtiéndola, después de Coca-Cola en la segunda bebida más reconocida del mundo.

 

Más tarde, bajo el mandato de Walter Mack, Pepsi conquistó México, Sur América y el Caribe, además de cambiar la botella de la bebida por vidrio que traía en alto relieve el nombre de la marca. A principios de la Segunda Guerra Mundial, el envase además incorporó los colores de la bandera de Estados Unidos, rojo, blanco y azul, los cuales se volvieron parte de la marca hasta nuestros días.

 

En 1950, Pepsi requería con urgencia la implementación de estrategias de marketing para ganarle el primer lugar a Coca-Cola, razón por la cual contrataron a uno de los vicepresidentes de su competidor foco como presidente de Pepsi,  Alfred Steele, quien creó el departamento de mercadeo y enfatizó en nuevos valores de la marca a través de la publicidad comparativa con su rival.

 

En 1965 Pepsi Cola se unió a Frito Lay convirtiéndose en lo que hoy conocemos como PepsiCo Inc, lo cual le sirvió de apalancamiento para pasar de ser el refresco barato a ser la bebida de los jóvenes y las nuevas generaciones. En 1986 la compañía se robusteció con otras marcas como Pizza Hut y Taco Bell. Actualmente PepsiCo, también es dueña de marcas como Quaker, Gatorade y Tropicana.

 


 

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *