Las 12 marcas inventadas por accidente (parte 1)

Las 12 marcas inventadas por accidente (parte 1)

En ocasiones, los accidentes, los errores o las casualidades pueden dejar marca. A continuación contaremos la historia de las 12 marcas que hoy juegan un rol fundamental en el mercado y en la vida del consumidor y surgieron sin estar planeadas:

 

La plastilina

Antes de la Segunda Guerra Mundial, la plastilina era empleado para la limpieza de las calefacciones que eran a base de carbón. Tiempo después, en 1950, el señor McVicker observó que su hermana menor jugaba con este producto, y 5 años más tarde empezaron a comercializarla como juguete para niños. En la actualidad marcas como Fisher Price y Crayola agradecen este accidental juego infantil que hoy tiene sus principales ingresos gracias a las actividades lúdicas y a listas de útiles escolares.

 

Las paletas y los helados

Frank Epperson, un niño de 11 años de edad, en 1905 preparó una bebida que constantemente revolvía con un palito y por accidente dejó a la interperie. La sorpresa se dio cuando el producto se congeló debido a las bajas temperaturas convirtiéndose en la primera paleta de helado del mundo. 20 años más tarde, el producto fue patentado.

 

Por la misma época del pequeño inventor, en 1904, en la feria mundial de San Luis (Missouri), uno de los locales que ofrecía helados en platos (como se vendían hasta aquel entonces), tuvo tanto éxito que al cabo de un par de horas su vajilla se había agotado pero la demanda seguía creciendo.

 

El ingenioso dueño del evento, le pidió a su vecino de feria que ofrecía zalabia (galleta tipo waffer proveniente de Persia) parte de su producción, para enrollarla en forma de cono y así seguir con la venta de sus helados.

 

Con seguridad absoluta, hoy marcas como Häagen Dazs, Nestlé, Ben&Jerrys, Crem Helado, Mimos, Maple,  y muchas otras, agradecen los inventos accidentales de los años 1904 y 1905 que hacen posible la existencia de sus exquisitos helados.

 

El teflón

Esta marca de DuPont que se ha vuelto genérica, pues el nombre del producto es antiadherente o politrafluoretileno, fue inventada accidentalmente por el estadounidense Roy J. Plunkett quien realizando un experimento nocturno fue vencido por el sueño y al día siguiente: ¡sorpresa! Tras la presurización de unos gases, tenía frente a sus ojos el producto más resbaladizo que existe.

 

En 1945, el doctor en química, patentó su creación, y poco después, gracias a la sugerencia de la esposa del ingeniero francés Marc Grégoire, el producto fue empleado como parte de las ollas y los sartenes. Actualmente, la marca también es empleada para el revestimiento de aviones, cohetes y naves espaciales.

 

El viagra

La marca de los laboratorios Pfizer que pretende curar la disfunción eréctil, obedece a uno de los efectos secundarios de un medicamento que se quería desarrollar en 1992 para la hipertensión arterial y la angina de pecho.

 

Super glue o pegaloca

El investigador Harry Coover, que pretendía perfeccionar las armas e incursionar en la industria militar, terminó accidentalmente convirtiéndose en el salvador de vidas de los soldados de la Guerra de Vietnam, gracias a su invento que lo pega todo, hasta la piel abierta por las heridas de fuego, controlando así el sangrado.

 

¡Este accidente sí que dejó marca, pues pasó de querer ser un arma mortal a un salvador de vidas humanas!

 

Como sabemos, en la actualidad, la crazyglue, superglue, pegaloca o superpegamento es hoy el invento que permite pegar para siempre dos materiales.

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *