Las 12 marcas inventadas por accidente (parte 2)

Las 12 marcas inventadas por accidente (parte 2)

Como lo mencionamos en la primera parte del artículo sobre las marcas inventadas por accidente, en ocasiones, los accidentes, los errores o las casualidades pueden dejar marca.

 

A continuación contaremos la historia siguientes 6 marcas que hoy juegan un rol fundamental en el mercado y en la vida del consumidor y surgieron sin estar planeadas:

 

Coca-Cola

El farmacéutico John Pemberton que pretendía desarrollar un medicamento para combatir  el dolor de cabeza, sin proponérselo mezcló varios ingredientes (que hasta la fecha son secretos), y dio origen a la bebida con la máxima experiencia emocional del mundo. Durante los primeros 8 años, la Coca-Cola sólo era comercializada en las farmacias y droguerías, sin embargo, en la actualidad es la chispa de la vida cuenta con estrategia multicanal y es la exitosa marca que hoy todos conocemos. Clic aquí para conocer más sobre el invento tipo storytelling

 

Corn flakes

El popular cereal del desayuno, Corn Flakes, hoy de las marcas multinacionales Kelloggs y Nestlé, nacieron por accidente, cuando los hermanos vegetarianos William y John Kellogg querían variar un poco su dieta.

 

Su objetivo era preparar un sustituto del pan, para ello, pusieron a hervir el trigo y por descuido se le pasó el tiempo de cocción que excedió con creces lo planeado. Como resultado obtuvieron trozos tipo hojuelas fragmentadas que fueron de su agrado. Por esta razón decidieron ensayar su accidente con otros cereales y granos hasta llegar al maíz que fue su preferido.

 

Las hojuelas de maíz las rociaban de sal, y sin proponérselo, en una de las preparaciones confundieron la sal con el azúcar por su apariencia tan similar. A partir de ese entonces, en las primeras décadas de 1900 nacieron los mundialmente famosos corn flakes.

 

El caucho de Goodyear

Charles Goodyear no paraba de buscar alternativas con el caucho natural, incluso fue a parar a la cárcel por la cantidad de deudas que adquirió buscando la solución a su problema. En 1839, cuando presentaba su nueva creación en una tienda, por error dejó caer su material en una estufa caliente y para sorpresa de todos, en lugar de derretirse, se carbonizó y se volvió elástica.

 

Charles nunca logró patentar su invento, pues antes de ver el éxito falleció endeudado. Sin embargo, hoy la marca Goodyear inspiró su naming en el inventor número uno de su producto que lo ha llevado al éxito en la industria de los neumáticos a nivel mundial.

 

Las papitas chips

En Nueva York, George Crum era considerado el mejor chef. En 1853 llegó a su restaurante un comensal que dijo estar insatisfecho con las patatas que acompañaban su plato, pues las percibía húmedas y poco crujientes.

 

El chef, un poco molesto decidió preparar otras papas para el consumidor, que cortó de manera más delgada que lo habitual y dejó freír por mucho más tiempo de lo establecido según las reglas gastronómicas hasta entonces.  Como resultado del mal momento de Crum, el comensal probó las primeras papitas chips de la historia y se deleitó con su sabor y textura.

 

A partir de entonces el nuevo producto se denominó “papitas de Saratoga” cuyo naming obedecía a su lugar de origen. Hoy marcas como Pringles, Lays y Margarita agradecen el mal momento del humor del chef pues fue ese el punto de partida de su éxito.

 

 El horno microondas

Para la Segunda Guerra Mundial, el científico ingeniero Percy Spencer, inventó el radar como la máxima tecnología para detectar aviones, barcos y submarinos enemigos. Buscando formas de mejorar el magnetrón de su invento, el ingeniero de la compañía Raytheon descubrió que el chocolate de su bolsillo reaccionaba ante las microondas del radar y se derretía. A partir de entonces, en 1967 se comunicó el primer horno microondas de la historia, que no era más que el invento de Spencer contenido en una caja.

 

Post-it

Esta exitosa marca de oficina, partió de un fracaso del investigador de 3M, Spencer Silver, quien en 1970 pretendía inventar el más fuerte de los pegamentos y terminó formulando un adhesivo supremamente suave.

 

El único que vio la creación como algo útil fue Arthur Fry, otro miembro de 3M que en sus ratos libres cantaba en el coro de una iglesia y requería de una solución tipo Post-its para marcas sus partituras con las diferentes canciones.

 

A pesar de que 3M no atendió la creación de Spencer Silver en su momento, 4 años más tarde, Arthur Fry lo presentó de nuevo a la organización, y desde entonces, en 1977 empezó esta importante marca a dar frutos y a estar presente en todas las oficinas del mundo.

 

¡Ya lo saben señores, de un accidente puede salir una gran marca!

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *