Starbucks, una experiencia de marca

Starbucks, una experiencia de marca

Starbucks es una marca llena de magia, de recuerdos, de los mejores recuerdos y en especial para mí es sinónimo de estar de viaje.

 

La resonancia o link que tengo con la marca es supremamente estrecho, pues basta ver su logo en la distancia para querer acercarme y sentir de nuevo ese aroma que me invita a sentarme, a disfrutar de un buen café por supuesto, y a pasar las horas escribiendo sin mirar el reloj, deleitándome con todo aquel que entra a la tienda y dejando volar mi imaginación y mi mano apoyada en el cuaderno.

 

Desde su estrategia del “dos” la marca es admirable. Esa opción de no abrir un local sino dos, uno cerca del otro es el primer paso de su éxito en branding. Así, el consumidor al ver la primera tienda se antoja de un buen café y al seguir caminando y llegar al siguiente local, toma la decisión de compra.

 

Su logo, ha evolucionado con los años y se propone llegar a la máxima expresión del minimalismo en el 2041. Hasta el sol de hoy, el proceso de migración de marca no ha dejado la sirena, un personaje que encanta y seduce con su belleza, valores propios de la marca nacida en el puerto de Seattle, Estados Unidos en 1971.

 

Imagen1

 

Del EMA de Starbucks, sin lugar a dudas, la fragancia de la marca es la protagonista y que bien que lo hace esta en sus casi 18 mil locales. La organización con presencia cercana a los 50 países tiene muy claro que: “se recuerda más del 35% de lo que olemos frente al 5% de lo que vemos, y mientras retenemos más de 10 mil aromas tan solo retenemos 200 colores en nuestra memoria”

 

Y es que acertar con el olor de una marca es un tema que no es fácil, pues podría tratarse de un aroma atractivo inicialmente (que debe serlo), pero desagradable después de permanecer por unos momentos en la tienda. Sin embargo, Starbucks ha desarrollado este elemento de marca con total éxito, pues al principio se trata de un aroma que invita a ingresar a la tienda y a permanecer allí, y luego, se vuelve casi que un olor inconsciente que nos pide a permanecer en el lugar, y nos despierta el deseo de querer consumir y pasar un buen rato en el sitio.

 

La buena noticia es que este año, Starbucks dejará de ser para mí un recuerdo del pasado y se convertirá nuevamente en un lugar para frecuentar, pues la marca ha anunciado llegar a Colombia y para el 2019 contará con 50 tiendas a nivel nacional.

 

Sin lugar a dudas, la penetración de la nueva marca, implicará respuestas inteligentes por parte de los cafés reconocidos como Juan Valdez, Oma, Dunkin´ Donuts y Mc Café. Así mismo, las PYMES como cafeterías, panaderías y pastelerías deberán hacer un esfuerzo en términos de posicionamiento de marca. Igualmente se pronostica un cambio en los hábitos del consumidor, pues en México por ejemplo, con la llegada de Starbucks se incrementó en tan sólo una década el consumo per cápita de café, de 600 gramos a 1,3 kilogramos. Además, se disparará la cultura de tomar café on the go y la opción de consumir este producto fuera de casa. Al parecer estará interesante el mercado de café este año en el país que produce el mejor grano del mundo.

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *