Visita al Retail: Carulla, el Éxito y su exceso de rompe-tráficos

Visita al Retail: Carulla, el Éxito y su exceso de rompe-tráficos

Para nadie es un secreto que las grandes cadenas no dejan nada al azar, cada cambio que realizan es para generar más ventas. Son lugares que hacen todo lo posible para que compres de todo menos lo que en realidad ibas a comprar. Suena un poco extraño, pero ese es su trabajo; que vayas por una crema dental y termines haciendo un mini-mercado o que vayas por un DVD y salgas con televisión y teatro en casa.

 

¿Cómo lo hacen? A continuación compartimos algunas técnicas:

 

  • Te obligan a pasearte por todo el almacén pues los productos que más se venden o las famosas compras habituales las ubican lejos de la puerta, de esta manera, tendrás que pasar por varias góndolas antes de ver lo que en realidad necesitas.
  • Los productos que se compras por impulso se encuentran en la caja registradora, tales como la goma de mascar, chocolates, gaseosas y dulces, entre otros. Material POP
  • Los olores, colores y sonidos también te invitan a comprar, ¿o no has estado en Carulla y de un momento a otro suena la canción que indica que acaba de salir el pan del horno o el olor de la zona de comidas? Nada de esto no es al azar, está diseñado para que te gaste unos pesos de más solo porque juegan con tus cinco sentidos.

 

PIC116395-copia (1)

 

Otra técnica es el de los rompe-tráficos. Los rompe-tráficos son todas esa pequeñas estanterías que ponen en los pasillos que como su nombre lo dice, no te dejan caminar con tranquilidad y de esta forma llaman tu atención.

 

Este modo de vender es bastante interesante y de los más prácticos ¿pero hasta qué punto debe ser utilizado? El fin de semana pasado, visité uno de estos lugares durante una hora pico, el retail se encontraba bastante lleno y me di cuenta que caminar por estos pasillos se volvía IMPOSIBLE y transformaban esa oportunidad de venta en un momento incómodo para nosotros los consumidores.

 

Se vuelve un desafió no tumbar ningún producto de estos lugares.

 

La mayoría de estos rompe-tráfico son siempre un negocio entre el fabricante y, en este caso, el minorista, pero con la aparición de las marcas propias se ha vuelta una práctica más común para publicitar sus productos por encima de los de la competencia. Esta puede ser una de las razones por las que el retail se ve invadido por esta práctica.

 

Y es que en ocasiones los pasillos se ven sobrecargados pues esta actividad aplicada en exceso genera contaminación visual.

 

Los rompe-tráfico no dejan de ser piezas publicitarias que cumplen muy bien su objetivos: Llamar la atención del consumidor, pero como en todo, no se debe abusar de ello pues generará el efecto contrario. Este tipo de situaciones es lo que sucede, por ejemplo, con el material POP en los puntos de pago: Cada vez intentan poner más y más piezas y productos para que hagamos una compra adicional en el último segundo e invaden ese pequeño espacio cerca de la caja registradora.

 

En ocasiones, tratamos de exprimir tanto este tipo de prácticas que caemos en el exceso, dejando de lado aspectos importantes como la comodidad, el aspecto visual y entre otras cosas que afectan el ambiente del consumidor.

 

Recordemos señores que a veces menos es más.

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *